Menu

La palmilla (o plantilla de montado)

julio 4, 2012

Elaborada con piel bovina, su proceso de curtición vegetal le confiere unas características especiales y antagónicas: rígida y resistente, y a la vez flexible. Tiene a su vez, propiedades bactericidas.

Se seleccionan para esta pieza partes de la vaca como el cuello y la falda. Esta piel también se emplea para producir las viras o cercos.

Suele tener un grosor de 2,5 a 3 mm. y en Berwick las cortamos con una máquina automática, labor compleja debido a que la zona de corte nunca es plana debido a su procedencia. La palmilla es un componente importante dentro del zapato, al ejercer la función de “chasis”, al que se coserán el corte y el cerco.

Una vez cortada se le pega en todo su perímetro una fina cinta de nylon (el muro) que soportará el cosido. En los zapatos elaborados a mano, dicho muro se construye en la misma plantilla, rebajando ésta a cuchillo y obteniendo un labio que hará las funciones de la cinta de nylon.

En aras de la comodidad, esta plantilla es moldeada anatómicamente, con un patrón medio escalado según la talla, y después se le aplica el cambrillón, un resorte metálico que hace que el zapato doble exactamente donde tiene que hacerlo. El cambrillón es fijado con adhesivo y cubierto con nylon. Normalmente esta aplicación se producía posteriormente, después del empalmillado y la extensión del aglomerado de corcho (se colocaba manualmente con una gota de cola) Nuestro sistema permite que dicha colocación sea mucho más precisa. Una vez terminada, se le realizan unas estrías tranversales que ayudan a que flexe con mayor facilidad.